Buscar en este blog

domingo, 10 de mayo de 2015

Lo importante es participar. Diario de campaña electoral.

Lo más relevante de ayer, en mi campaña, fue que se publicó en Diario de Noticias (el resto de los periódicos del mundo no suelen publicarme) un artículo titulado Izquierda y derecha, no da igual. Unos pocos compañeros me dijeron que les gustaba o lo retuitearon.

Ahí resumo de qué va esto de la política, para mí, y por qué estoy en una organización política cuyo nombre empieza por izquierda. Para trabajar por mejorar la sociedad buscando que todas las personas tengan iguales derechos y oportunidades en la vida. En fin, sobre todo, peleando por la igualdad en una sociedad desigual, porque la desigualdad es injusta.

Otros están en política para que las cosas sigan siendo como son -o que Navarra siga siendo Navarra, dice alguno-, porque parece que ya les van bien. Están en su derecho, aunque hay que exigirles que lo reconozcan, como aquel al que le grabaron diciendo que estaba en política por dinero. Otros están para ganar, si hay que cambiar el discurso se cambia, pero lo importante es ganar, y una vez que se gana lo demás no importa, como si no se puede cumplir el programa. Yo lo veo más en plan deportivo, lo importante es participar conforme a los principios y valores que uno tenga, sin doping, aunque no se gane, o no se gane siempre, o no se gane casi nunca. Eso sí, intentando ganar siempre, que en eso consiste participar.

Pero, en fin, hay gente para todo. Cada uno sabrá para que está en esto, o lo que vota y por qué.

Por otro lado, sigo rumiando la última encuesta del CIS. Por supuesto que no acertará, véase lo que acaba de suceder en el Reino Unido, ninguna encuesta acierta exactamente lo que va a salir, pero todas te marcan alguna tendencia, aunque solo sea la de quien la ha encargado. Lo que más me ha gustado es que en Barcelona den ganadora a Barcelona en Comú, la candidatura de Ada Colau que empezó llamándose Guanyem Barcelona. Meses antes de esta campaña ya dije que deberíamos intentar extender el modelo a Navarra, o a cualquier otra parte, constituyendo candidaturas ciudadanas amplias, apoyadas por ciudadanos y partidos políticos, y que esa era la vía para impulsar la refundación de la izquierda. Luego no ha sido posible. Las candidaturas unitarias han sido más bien pocas. Han primado los intereses particulares, el deseo de impulsar la propia marca, la desconfianza de unos hacia los partidos políticos, las de otros hacia los ciudadanos, las estrategias sectarias y a corto plazo, el protagonismo de algunos candidatos. Dotar de una expresión electoral a lo que fue el 15-M ha sido sustituido por ofrecer a los indignados de entonces la tradicional opción entre el Frente Popular de Judea y el Frente Judaico Popular. Así que el voto transformador se dispersa y pierde eficacia. Salvo en Barcelona (donde se han unido ICV, EUiA, Equo, Podemos, Procés Constituent) y pocos sitios más donde hay candidaturas realmente unitarias, en otros muchos lugares las supuestas candidaturas ciudadanas son una candidatura más compitiendo entre otras. En cualquier caso, pase lo que pase en estas elecciones, habrá que seguir trabajando en esa dirección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario